15 de marzo de 2013

S. Zweig: Novela de ajedrez


Stefan Zweig: Novela de ajedrez.
Acantilado. Traducción de Manuel Lobo.


Schachnovelle!, descubre mi marido. La leyó para su asignatura de alemán hace más de dos décadas, en esa zona bilingüe y fronteriza donde se crió. Asegura que no tuvo influencia en su vida, pero juega bien al ajedrez y se hizo matemático.

Que un libro condicione la existencia es proyección mía, por supuesto. ¡Un LIBRO!, exclama conmovido el protagonista de esta novela fugaz. Llevaba meses apresado por los nazis, sometido a la tortura de la reclusión e incomunicación absolutas. «Nada en el mundo puede oprimir tanto el corazón del hombre como la nada».

El librito describía partidas de ajedrez. La identidad maltrecha atrapando migajas de cordura. La lógica y el pensamiento estratégico esquivando la desesperación.

Novela de ajedrez posee el refinamiento de una fórmula científica envuelta en el brillo de una sinfonía de Mozart. Zweig embruja aunando facetas.


* Agradezco a Estrella Tenorio su recomendación. Confío en que hayamos hecho tablas.

4 comentarios:

Juan José Sena dijo...

Las biografías de Stefan Zweig me acompañaron desde la más lejana infancia. Esta nota es muy buena. Cariños de Juan José Sena Weill, General Pico, La Pampa.

Leonor Ruiz Martínez dijo...

Saludos, Juan José, me alegro de conocerte. Zweig es un escritor maravilloso. Gracias por tus palabras. Un abrazo muy fuerte hasta La Pampa.

Paco Roda dijo...

Hola Leonor, hace años también leí la Novela de Ajedrez. Fue mi iniciación a este autor.Un autor que luego me llevó a Spinoza, de quien estoy leyendo, y te recomiendo, el libro de un excelente terapeuta metido a novelista y que no lo hace nada mal: Irvin D. Yalon. Su libro se titula: El problema de Spinoza, (por cierto, nacido en Ámsterdam) una apoteósica defensa de la ética y la felicidad a través de la más sublime racionalización indolora del pensamiento. Besos
Paco
Paco

Leonor Ruiz Martínez dijo...

Querido Paco: lo has leído todo (aunque seguro que tú no tienes esa sensación), aún me acuerdo de las paredes desbordantes de libros de tu casa. No conocía a Yalon, aunque sí a Spinoza, quien por cierto da nombre al evento anual más importante en lengua española (la Conferencia de Spinoza) que se celebra en los Países Bajos. En 2009 estuvo por aquí el mismísimo Mario Vargas Llosa. Abrazos.