14 de octubre de 2013

P. Bergounioux: Una habitación en Holanda

Pierre Bergounioux: Una habitación en Holanda.
Minúscula. Traducción de David Stacey.

Cervantes anuncia en el Quijote «el final de las épocas encantadas», pero es Descartes quien establece en su Discurso del método (1637) los principios de la filosofía moderna —del yo individualizado— y quien inicia el trend racional que la Ilustración se encargará de sublimar.

Una habitación en Holanda es un ensayo filosófico-biográfico en torno a la figura de Descartes, un viaje por la historia europea y un examen de la evolución del pensamiento occidental. Bergounioux, fecundo escritor francés del que en español existe un parco puñado de obras, logra todo ello en 91 mínimas páginas.

La tesis central de Una habitación… es la siguiente: la libertad intelectual y creativa se alcanza en el exilio, lejos del constreñimiento de lo conocido y del ruido de los otros. Los vínculos sociales que Descartes establece en París le impiden trabajar como es debido. Concentrarse en el espíritu requiere todo su tiempo y atenciones. Debe alejarse. Debe expatriarse.

¿Pero qué motivos llevan a Descartes, a los 33 años, a los Países Bajos? Según Bergounioux, las razones son tres: a) la paz relativa que en esos momentos reina en Holanda; b) la holgura de la vida material; c) el clima frío que tanto agrada al filósofo. Allí publicará el Discurso del método, y mantendrá en secreto su domicilio para evitar visitantes.

Se puede llegar a la verdad separándose de los afectos y placeres del cuerpo, defiende. Sin embargo, en 1635 tiene una hija con su ama de llaves. Esta hija, Francine, poco mentada por los biógrafos (su madre, todavía menos: Bergounioux de hecho prescinde de ella), muere de fiebre escarlata a los 5 años de edad, sumiendo a Descartes en una profunda tristeza. Cuentan que suple su ausencia con una muñeca, una autómata réplica de Francine. 

La última obra que publica es Las pasiones del alma. Afirma que «de ellas depende todo el mal y todo el bien de esta vida». Parece que ni la razón ni sus métodos evitan la fuerza del sentimiento. Y que es cuestión de azar o empeño que nos gobierne.

* Más sobre Descartes: G. Rodis-Lewis, Descartes: His Life and Thought.
* Sobre su hija autómata: Wikipedia.

3 de octubre de 2013

Preguntas, respuestas, menciones


Allá por junio, Rebeca Ramírez, del fantástico blog Palestra Filológica, nominó a MCL (Microcríticas Literarias) al Liebster Award, iniciativa encaminada a promocionar blogs de menos de 200 seguidores. Instrucciones:

- Indica quién te nominó y di cuál es su blog.
- Da once datos sobre ti.
- Responde a las preguntas que te formularon.
- Nomina once blogs con menos de 200 seguidores.
- Deja once preguntas para sus autoras/es.
- Añadido mío: (no es obligatorio continuar esta cadena de nominaciones).

Once datos sobre mí. No creo que lo que uno diga de sí mismo revele demasiado, y en la pestaña “Sobre mí” de este blog ya conté mucho. Aquí van más tonterías: desayuno café con tostadas; escribo en un portátil; me estresa hacer varias cosas a la vez; necesito dormir mucho; hablar 3 lenguas es mi realidad cotidiana; doy 17 horas de clase de español a la semana; me saqué el carné de conducir a los 39 años; tengo el menisco derecho fastidiado; me gusta salir a correr.

Mis respuestas a Palestra Filológica:

1. ¿Cómo surgió la idea de escribir el blog? Surgió en Facebook. Empecé a recomendar lecturas en mi página personal pero el espacio se me quedaba corto. No pretendía escribir mucho, sólo un poco más. Intento que sean reseñas breves, personales y reflexivas, lejos de las —con frecuencia— largas y descriptivas reseñas al uso. Deben rozar o conectarse con la esencia de la obra y acercarse en la medida de lo posible a lo literario. Objetivo que no sé si logro.

2. ¿Qué haces cada mañana al despertar? Apagar el despertador.

3. ¿Lees noticias en los diarios o prefieres ver los noticiarios o escuchar la radio? Sigo la prensa en Internet. La televisión no la veo desde hace años y la radio, según en qué momentos, me molesta: necesito y aprecio el silencio.

4. Escribe la primera palabra que se te venga a la mente. Dolor.

5. ¿Tienes mascota?, escribe algo sobre ella. No tengo mascota. Tengo dos hijos. En general, prefiero los animales respetados y en su hábitat.

6. ¿Te gusta la lluvia? Sólo cuando rompe una ola de calor.

7. ¿Cómo te trasladas a tu trabajo? En bicicleta.

8. ¿Cuál fue la última película que viste en el cine y hace cuánto tiempo? ‘Before Midnight’, el pasado mayo. (Contrariamente a ‘Before Sunset’, no me gustó nada).

9. ¿En qué crees? En que tenemos los días contados. Y en que en el fondo no tenemos mucha idea de por qué hacemos lo que hacemos.

10. ¿Cuántos años tienes? Cuarenta.

11. ¿Cuál es tu comida preferida? No sé citar un plato, pero sí alimentos. Me gustan las frutas, las legumbres, las verduras, el pan, la miel, los frutos secos.


Mis blogs nominados. Me quedo en tres. La mayoría de los blogs que me gustan tienen más de 200 seguidores o carecen de tal apartado:

Blogueguerías, de Carmen López. 
El náugrafo digital, de Eduardo Laporte.

Mis preguntas para sus autoras/es. «Sólo las preguntas un poco ingenuas son verdaderamente profundas» (Wisława Szymborska):

1. ¿Calor o frío?
2. Con quién viajas más a menudo.
3. Cuántas veces al día hablas por teléfono.
4. Próximas lecturas.
5. Un temor o pesadilla recurrente.
6. Cómo te relajas.
7. Una fantasía (que no sea sexual ni musical).
8. Tres decisiones que tomarías si tuvieras poder político.
9. Una mala época en tu vida.
10. Un buen día consiste en…