1 de noviembre de 2014

M. Sanz: No tan incendiario

Marta Sanz: No tan incendiario.
Periférica. Colección «Pequeños tratados».


«Aquí no hay vocación de transparencia. Ni de limpieza. Ni de claridad. Este texto aspira a manchar de tinta las manos que lo agarren».

Todos mis libros los compro en papel. Al inicio de No tan incendiario se me escapa un THIS IS GREAT, y mi lápiz no deja de moverse hasta el final del ensayo. Notas, subrayados, asteriscos, exclamaciones, corchetes. La obra queda hecha una EME. No miro el móvil, no abro el ordenador, aguanto las ganas de ir al lavabo. Me acuesto con los ojos rojos y pocas horas de sueño por delante. Leer vampiriza y roba la salud. Así estamos.

No tan incendiario salpica, ensucia, echa la bronca.

Se manifiesta…
1. Contra la pasividad y la inacción. Contra la cultura como relleno del ocio.
2. Contra los escritores faltos de realidades y demasiada literatura a sus hombros.
3. Contra «la estética de la ternura» y de la cursilería.
4. Contra el espanto de necesitar un público y «ser acogido en el seno del mercado».
5. Contra el estilo «anoréxico».
6. Contra la cultura como herramienta de «pacificación social».
7. Contra una sociedad cada vez más infantilizada en la que la cultura es un placebo. 
8. Contra la consigna de «No molestar».
9. Contra la «efigie del escritor dubitativo» que solo se interroga«Lo inabarcable, la falsa modestia, el ruido y las brumas, asumen un imaginario cada vez más gastado».

Propone…
1. Dar un portazo a la banalidad, el pensamiento crítico frente al entretenimiento. 
2. La cultura como «herramienta para ver, pensar y actuar de otra manera».
3. Lectores dispuestos a entender fuera del radio de «sensibilidad mayoritaria».
4. Renovar lenguajes y géneros para abarcar una realidad más compleja.
5. Escribir la «china en el zapato», «textos que duelan».
6. Atreverse a aseverar y a dar respuestas.
7. Escribir con el máximo rigor como acto «de resistencia».
8. «La literatura como forma de conciencia y como capacidad de nombrar e intervenir en el mundo»; como «posicionamiento ético y, a menudo, también político».

Porque…
1. «Las revoluciones tienen que ver más con el ejercicio de la racionalidad que con el de la víscera».
2. «El mundo ha cambiado, pero no tanto como nos quieren hacer creer».

No tan incendiario está envuelto en color canela y atestiguo que canela en rama es. Se mastica con un buen dolor de muelas, avanza en nosotros y hace de las suyas. 

Bien. De eso se trata.

No hay comentarios: