8 de diciembre de 2014

C. Camacho: Vuelo doméstico

Carmen Camacho: Vuelo doméstico.
El Gaviero Ediciones. Cuarto Menor. Ilustración de Cristina Llorente.

«Y sin ser hombre de letras, ni siquiera de palabras, con él aprendimos que los cuentos hay que contarlos en su brujo momento».
(‘Old Windy’s stories’, Vuelo doméstico)

Aunque fuera arrecie el frío, cuando el arte embiste, una tiembla de calor. Carmen Camacho. Original espécimen poético. Pasmada me quedo ante su ensalivado, su redoble de palillos, su astucia, su sapiencia. Yegua lorquiana. Plumaje flamenco sobre una pata tiesa. Chiste. Chispa. Salero. Solera. Exhibicionismo, el justo. Sin prepotencias.

Copla de barrio, de calle, de pueblo y de ciudad. Vista de lince. Oído de murciélago. Vuelo doméstico: pura sangre en técnica mixta. Brebaje gazpachero digno del (ex)templo Adrià. Versos-relato, cuentos-verso. Columpio de efemérides, imágenes, músicas, notas de prensa. Alta alcurnia literaria. Rapsodia de lentejas.

Antes de devolverlo al estante, haré como mi abuelastra: untarlo con naftalina, rellenarlo de estampitas, envolverlo en un mantón y pedir a doña Carmen, Carmencita, doña Carmela: conserve por muchos años su pluma-coraje, por favor. 'Pleamar'. Plenamar.

Memorial de estilo:
«Déjame sembrar en tu campo, amor, esta bolsita de palabras inciertas». «La caracola está harta de que se le meta en casa el ruido del mar. Yo tengo en el cuello un antojo caleidoscópico. Copulo sola». «Perdona la tardanza, pero antes de estar presente tenía que elegir mi pasado».

¿Qué será un jabardillo, una juncia, una jáquima, un mudra, una hurí? Abro los ojos, abro la oreja. Vivo en un mundo opuesto: racional y previsible (el encanto de lo serio).

En el jardín graznan grajos.
No se toma la fresca.

No hay comentarios: