5 de septiembre de 2015

L.H. Vincent: El bibliótafo

Leon H. Vincent: El bibliótafo. Un coleccionista de libros. 
Periférica. Traducción de Ángeles de los Santos.



Bibliótafo (o bibliómano): coleccionista (y amante impetuoso) de libros. Ciento doce páginas contienen la historia de un hombre innominado —el bibliótafo— trazada sin orden aparente, en movimiento perpetuo como su personaje principal. Sobre un tablado de humor y agudeza, proliferan preguntas y placer lector. ¿De quién proviene la voz narradora? ¿Cómo sabe el cronista tanto del bibliótafo? ¿Se trata de uno de sus compañeros cazalibros o estamos ante la vida del respetable Richard Heber, mencionado al principio de la obra? No hay modo de saberlo. El bibliótafo bien pudo ser humo. No importa.

Biblioteca, bibliofilia, bibliografía, bibliomancia, bibliomanía, biblio(in)útil, biblioafección. El bibliótafo, publicado en 1898, es un relato sagaz e hilarante. Con cada paso de página aumenta el deseo de convertirse en su protagonista. O, al menos, de solazarse en su compañía.

En la provincia de Teruel existe un lugar que bien cobijaría el arsenal libresco de este hombre tremendo: el municipio de Libros. Ignoro si bibliótafo alguno se detuvo allí jamás. Yo lo atravesé en automóvil, con un libro en las manos, dormida. Como nada vi, nada cuento.

Biblioetcétera. 

No hay comentarios: