5 de febrero de 2017

S. Márai: El último encuentro

Sándor Márai: El último encuentro.
Salamandra. Traducción de Judit Xantus Szarvas.

Hay dos o tres verdades que a veces me rompen el sueño. Miro y escruto sus caras. Pongo a salvo mi mejilla. Cambio de lado mi yo. El peso de esas verdades produce palpitaciones de onda larga. Para qué sirve todo esto —para qué sirve la verdad—. Quisiéramos explicaciones, sensatos sentidos, historias con su principio y su fin.  

Sándor Márai (1900-1989) nació en Kassa, ciudad húngara  perteneciente a la actual Eslovaquia. Exiliado en Europa y emigrado a EEUU después de la II Guerra Mundial, fue uno de los autores centroeuropeos más destacados de su tiempo. Su obra estuvo prohibida en Hungría durante el régimen comunista. Se quitó la vida poco antes de la caída del muro de Berlín.

«Quiero la verdad, y la verdad ya no son para mí los hechos polvorientos». Después de cuarenta y un años, atados por una hebra que levanta la testa como reptil al ataque, dos viejos amigos vuelven a verse. Atravesarán juntos, en este último encuentro, la cabeza de la aguja: el enigma que puso en jaque su amistad y oscureció su despedida.

«El destino no es casualidad ni accidente, sino el resultado natural de unos acontecimientos encadenados, imprevisibles y difícilmente inteligibles». Vivir: es lo que hay. Donde tanto rige el azar como el empeño, la razón como el instinto, la prudencia como el valor. Donde tanto importa quien se es como quien se quiere ser, aunque esto —¿qué se es?— cuesta saberlo.

Obra de un profundo calado psicológico y una prosa amparada en la belleza.

«Diez millones de personas murieron en la guerra. Se había incendiado el mundo, y ardía con tantas llamas y tanto humo que uno pensaba a veces que allí arderían todas las dudas personales, todos los problemas, todas las pasiones... Pero no fue así».

__________________
* Voor René Lantinga. In dankbaarheid voor die mooie pianoleesmomenten.

No hay comentarios: