30 de enero de 2015

S. Beckett: Esperando a Godot

Samuel Beckett: Esperando a Godot.
Tusquets editores. Traducción de Ana Mª Moix.


Algazara —¿qué otra cosa hacer?— frente a la catástrofe y el disparate de cada fábula. Costado azul axila rubia limo verde papel áspero olor a accidente en los zapatos. Autodestrucción, culpabilidad, acción, amor, creación, violencia, humor, huida son: vías de escape ante el tedio o el dolor. Didi Gogo Pozzo Lucky Muchacho. Las esperas en vano. Anochecer junto a un árbol. Tragicomedia en dos actos. Destripando a Godot.

19 de enero de 2015

W. Gombrowicz: Curso de filosofía en seis horas y cuarto

Witold Gombrowicz: Curso de filosofía en seis horas y cuarto.
Tusquets Editores. Traducción de Josep Maria Ventosa Reverte. Prólogo de Cristina Fernández Cubas.

«Es para mí un misterio que libros interesantes como los de Schopenhauer (¡y los míos!) no encuentren lectores». W.G.

Empiezan a gustarme las obras de letra medio grande (como esta), más si comienzan con un prólogo excelente y resumen en 121 páginas el pensamiento filosófico moderno. Descartes, Kant, Fichte, Hegel, Kierkegaard, Marx, Schopenhauer, Nietzsche, Husserl, Heidegger y Sartre comentados por el irreverente Gombrowicz. No tiene precio.

Gombrowicz, famoso por su célebre Diario, nació en Polonia, donde en 1937 levantó la polémica con su libelo Ferdydurke. En vísperas de la II Guerra Mundial «la Mano» lo embarca a Argentina. Permanecerá allí veinticuatro años. Toda vida normal es una gran tragedia. Omito detalles.

Curso de filosofía en seis... fue su último texto, oral e inacabado, resultado de once sesiones dedicadas a esta pasión antigua celebradas entre abril y mayo de 1969, con el autor al borde de la muerte. 

Les presento algunas de sus fructuosas conclusiones:

- La filosofía procura «seguridad intelectual», pues organiza el mundo en una visión.
- «Los filósofos, salvo Schopenhauer, parecen personas cómodamente sentadas en sus poltronas y que tratan del dolor con un desprecio olímpico, desprecio que desaparecerá cuando vayan al dentista».
- «El hombre está dividido entre lo subjetivo y lo objetivo de una manera irremediable. El artista debe estar dentro de lo subjetivo».
- «La literatura que considera que puede arreglarse el mundo es la cosa más idiota que imaginarse pueda. Un pobre escritor que se crea dueño de la realidad es una ridiculez».
- «Vivir y dejar vivir. El género humano se caracteriza por sus diferencias».
- «Nada se sabe». En filosofía, a decir verdad, no puede decirse nada, es (somos) «un verbalismo sin fin».
- «En general todo el pensamiento filosófico es utópico y no conduce a nada».
 
Como ven, la claridad nos ampara.
Que tengan un buen día.

8 de enero de 2015

F. Jaeggy: Vidas conjeturales

Fleur Jaeggy: Vidas conjeturales.
Alpha Decay Mini. Cápsulas literarias portátiles de lectura instantánea. Traducción de Mª Ángeles Cabré.

Tres escuetos perfiles de tres grandes de las letras: Thomas de Quincey, John Keats y Marcel Schwob. Trazos opuestos a biografías enciclopédicas. Vidas de ilustres —paradójicas, sugestivas, magnéticas— hechas de las naderías que a todos nos acechan. Anhelos. Drogas. Mala salud. Melancolía que fluye con cada paso que se omite y con cada paso que se da.

Los esfuerzos mentales de estos tres protagonistas aniquilaron sus cuerpos (sus corazas físicas; sus defensas). «Todo era ya remoto. La luz burlona y cómplice asentía, ofreciendo un réquiem entre las manos rígidas. Quedaba el catálogo arrugado de un largo deambular».

Jaeggy esboza haciendo gala de un estilo escurridizo e indefectiblemente poético. Arranca hilos y pule/tira piedras. El arte, la vida, la muerte. El amor. Conjeturas. Muestras del indómito caos. Vidas conjeturales: golosina teñida de violeta.