Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

I. Calvino: Mr. Palomar

Imagen
Italo Calvino: Mr. Palomar . Harcourt Brace & Company. Traducción al inglés de William Weaver. Me lo regalaron hace bastantes años, en un país lejano, pero lo leí hace no mucho, respirando polvo, mucho polvo, presente en cada página y en cada borde de cada página. Un asco, vamos. De mi regalador aprendí a decir I was afraid you were never going to ask  sin trabarme la lengua. Ahora yo se lo envío a  un señor de Murcia del que solo sé que no sé nada: poeta, padre, de vez en cuando se marca un artículo, de tanto en tanto publica un libro... Cuatro pamplinas y media, vaya. A saber qué hace con Calvino. Con que lo deje cubrirse otra vez de polvo me conformo. Palomar, el protagonista, comparte nombre con el observatorio californiano y no carece de vena escrutadora (ni  poética) . Dividida en tres partes —descriptiva, narrativa y meditativa— la novela fluye y ahonda en reflexiones exquisitas. Comienza frente a una ola, cuya contemplación solitaria es salpicada por la des

A. Camus: La caída

Imagen
Albert Camus: La caída .  Alianza editorial. Traducción de Manuel de Lope. Descubrí a Camus en la escuela secundaria, cuando yo todavía iba por ciencias. Había elegido Ética como asignatura optativa. Éramos siete u ocho estudiantes frente a los casi doscientos que tomaban Religión. La impartía un profesor nuevo, Félix Carrasco Gamo, recién salido de la facultad. A mis ojos, alguien de veinticinco  era adulto en toda regla:  sabía y tenía que haberlo leído ya todo. Claro. Por supuesto. Hubo un antes y un después en mi relación con el mundo tras ese curso académico. Leímos a Camus, a Hesse, a Platón, a Aristóteles, a Voltaire, a Kant. Junto con Arte y Filosofía, fue de lo poco que el paso por el instituto dejó en mí. Si este profesor siguiera vivo (asumo que sí) me gustaría agradecerle su impulso. «Caballero, ¿puedo proponerle mis servicios sin correr el riesgo de parecer inoportuno?». Así comienza el monodiálogo de La caída  (1956), empapado de la llovizna de Ámsterdam