28 de diciembre de 2014

Fin de Año (unas palabras)


Solo una fracción de lo leído se convierte en microcrítica. Por una parte, cuento con escaso tiempo para leer/escribir. Escribir más implicaría renunciar a la lectura. No estoy dispuesta. Sería el principio del fin.

Por otra, este blog pretende reseñar únicamente literatura de valor. Vivimos entre trastos inútiles y una se vuelve cada vez más difícil. Son bastantes los libros que arrincono, reciclo o regalo a terceros. No encuentro sentido alguno a hablar por hablar.  

Es la primera vez que cierro un año de este modo: con las obras/autores que con mayor intensidad marcaron este 2014 lector. Fueron:

1. Agota Kristof, con su trilogía Claus y Lucas y su novela corta Ayer.
2. El juego serio, excepcional obra de Hjalmar Söderberg que aún no he tenido el arrojo emocional de reseñar. 
3. Los cuentos de Hipólito G. Navarro. Humildes e intemporales, abarcan lo trágico y lo cómico; es decir —lo creyeron los griegos—, casi todo el espectro vital.
4. Los cuentos de Marina Perezagua. Innovadores, arriesgados, sus páginas son campos minados. Imposible atravesarlas sin perder unos cuantos dedos de los pies.

Mereció la pena cada obra microcriticada. Entre ellas no tiene sentido hablar de órdenes, jerarquías o conciertos. Correr entre corredores me disuade de mi deseo de correr (que no es correr, es leer).

Salud y Happy Book Year para todos,
Leonor

No hay comentarios: