26 de enero de 2014

J. D. Salinger: Nueve cuentos

J. D. Salinger: Nueve cuentos
Alianza Editorial. Traducción de Elena Rius.

Salinger (1919) publica sus Nueve cuentos en 1953, tras irrumpir por la puerta grande con El guardián entre el centeno. Ese mismo año abandona Nueva York y se instala en el diminuto pueblo de Cornish, New Hampshire. Ansiaba la fama, pero ahora detesta sus consecuencias. Entre 1953 y 1965 salen a la luz cinco novelas cortas. Luego y hasta el momento de su muerte (2010): reserva, silencio.

Las historias comparten elementos: el tabaco, la Segunda Guerra (en la que Salinger participó), adultos perturbados y niños de mente portentosa. Destaco como piezas maestras “Para Esmé, con amor y sordidez” y “Teddy”, sin olvidar “El hombre que ríe” o “Linda boquita y verdes mis ojos”.

Los diálogos construyen a los personajes y por ellos se desliza el álter ego del autor. Como el soldado de “Esmé…”, Salinger también pasa por un hospital psiquiátrico; como el chico con nombre de oso, Salinger también practica la meditación y el budismo zen.

Salinger defiende su retiro del barullo civilizado durante cinco décadas. Puede que, como afirma Teddy, haya que desembarazarse de toda lógica, no buscar explicaciones, aceptar su desaparición y autodestierro.

Tremendo Salinger. Abatido por mucho, tras su muerte, revive. 

4 comentarios:

Propílogo dijo...

Cierto. Tremendo Salinger.
El último año ese libro ha compartido mesilla con el "Casi tan salvaje" de Isabel González, y creo que van a seguir ahí durante una temporada apasionante de relecturas.
¿Y la biografía de Salinger? Me da curiosidad.
Saludos
Gabriel

Leonor Ruiz Martínez dijo...

Hola, Gabriel. La biografía de Salinger (de Shiels y Salerno) no la he leído aún, pero ya circulan información y reseñas. Te copio el enlace a una que cayó en mis manos la pasada semana. Aprovecho para enviarte un cordial saludo. http://corominasijulian.blogspot.nl/2014/01/salinger-de-david-shields-y-shane.html

Georgina Zinno dijo...

Sí, tremendo Salinger, es verdad. Qué bien que le hayas dedicado un espacio en tus microcríticas. Salinger es, fue y será uno de mis autores favoritos.
De más está decir que me siento muy identificada con muchas de sus tribulaciones.. Saludos!

Leonor Ruiz Martínez dijo...

Hola, Georgina. Gracias por tus aportaciones. Un saludo.